Periodismo audiovisual

lunes, 12 de enero de 2009

Will Smith en la facultad

Will Smith y el director de cine Gabriele Muccino han vistado la facultad de ciencias de la información de la Universidad Complutense de Madrid para presentar el drama Siete Almas, la segunda película en la que colaboran actor y realizador.



Siete Almas narra la historia de Ben Thomas (Will Smith), un cobrador de impuestos que intenta compensar un gravísimo error cometido en el pasado ayudando a siete personas. El tandem Muccino-Smith repite éxito de público con este drama que sigue la estela de su anterior colaboración, En busca de la felicidad. Es posible se acerque todavía más al éxito de crítica y se le conceda algún premio importante.


Al pase en exclusiva de la película le ha seguido un coloquio en el que actor y director han respondido a las preguntas de los alumnos de la facultad y los periodistas acreditados. El debate ha estado marcado por los elogios al actor, que ha sabido ganarse a los asistentes a golpe de sonrisa, simpatía y buen rollo. Muccino, por su parte, ha quedado relegado a un segundo plano con la presencia de la estrella de Hollywood, lo cual no es ninguna sorpresa.

Marta Molina, estudiante de física de la UCM retrató a los dos protagonistas del día durante el coloquio:


Fuera del salón donde se ha proyectado la película, Jesús García, compañero de 2º de periodismo C, logró sacar este par de fotos que ilustran muy bien lo que se vivía en la facultad con la llegada del actor:

Por su parte, el compañero de DOSpuntoCE Víctor Navarro nos da otro ángulo en el que se aprecia mejor la cantidad de gente que ha logrado concentrar Smith:



¿Es normal que un solo hombre consiga mover a las masas de este modo? ¿Las mueve por su trabajo, su esfuerzo y su calidad interpretativa, o por el contrario es solo por su fama? ¿Cuándo volveremos a ver algo parecido a esto?

4 comentarios:

Pilar dijo...

Bueno, no se puede negar que las estrellas de nuestro tiempo son los actores y los deportistas. Creo que mucha gente, yo también, se acercó a ver a Will Smith por el simple hecho de que era famoso sin poner importancia en que presentaba una película o fuese a montar el bici. Si viniese a la facultad un gran literato, periodista o director de cine, estoy segura que no armaría tanto revuelo, pero bueno, es lo que somos.
Un saludo

Guybrush dijo...

Yo creo que si viniese un gran literato, periodista o director de cine la sala se iba a llenar la sala fijo. Otra cosa es que hubiese chicas intentando camelarse a los puertas para que las dejasen pasar a ver a Will, como me contó un amigo que pasó, pero seguro que un montón de gente estaría más interesada incluso que en ver a una Estrella de Hollywood.

Lo que no sé si tiene mucho sentido es ir a ver al famoso solo porque es famoso. Por lo menos que esté bueno o sea simpático, ¿no?

Gabriela Sánchez dijo...

Buen trabajo! Has reflejado muy bien lo que fue el coloquio y la que se montó fuera.

Una cosa es que se llene la sala con un preestreno y otra es el revuelo. Por lo general cada vez que preestrenan una peli en la faculad se suele llenar pero está claro que la gente no se vuelve como loca por tocar o besar al invitado. Obviamente si no hay fama esto no ocurre pero también influyen otras cosas como la calidad del actor, seguramente su físico o la concepción idealizada que se suele tener de los actores de Holliwood.

Afilamazas dijo...

Es que éste hombre es más que eso. Es el Príncipe de Bel-Air.

:D