Periodismo audiovisual

miércoles, 23 de diciembre de 2009

La Alicia de Tim Burton, ¿novedosa o decepcionante?

La imagen de una niña rubia corriendo ciegamente tras un conejo blanco no es nueva.

Alicia en el País de las Maravillas, libro de Lewis Carroll, ya forma parte de la cultura popular; pero si dejamos este relato en manos del psicodélico director de cine, Tim Burton, no es de extrañar que la película sea una de las más esperadas del año.

Hasta hace pocos años que Tim Burton estrenara cinta era una garantía segura de éxito absoluto entre la audiencia, con películas como Pesadilla antes de Navidad, Eduardo Manostijeras o, más reciente, Sweeney Todd. Pero el estreno de Alicia en el País de las Maravillas está levantado interrogantes.

Muchos desean que la película no vaya a convertirse en otro producto Disney, edulcorado, para niños; sino que Tim Burton consiga ser fiel a su estética más tenebrosa y adopte una versión más adulta del cuento.

Otros insisten en que por mucho que se quiera, Alicia en el País de las Maravillas no puede tener ese estilo oscuro siempre buscado por el director. Lo más probable es que muchos de éstos últimos desconozcan que la película no se trata de una adaptación literal del cuento, sino que será una secuela que narra la vuelta de Alicia al País de las Maravillas, tomado por La reina de Corazones. Si yo fuera el director, aprovecharía este hecho para darme un margen y tratar el tema de acuerdo a mis influencias; pero trabajar con Disney seguramente tendrá más de una limitación para Burton; restricciones que escapan a nuestro entendimiento.

¿Será más producente llevar de nuevo al cine una historia que conocemos hasta la saciedad, o versionar el cuento aportando otra visión distinta?

Esperemos que la cinta no se convierta en 120 minutos de efectos especiales en 3D, con personajes previsibles (hasta el Sombrero Loco puede ser previsible) y una historia más bien tenue con la que Tim Burton pierda puntos.


Aquí os dejo el trailer para que podáis intuir por donde van los tiros. En él se le da demasiada importancia a Johnny Depp (sombrerero loco). Sólo espero que toda la película no gire en torno a este personaje, si se supone que es "Alicia en el país de las maravillas".



4 comentarios:

Raven Stalk dijo...

Ponlo en el Campus...

Pues yo pensaba ver la peli como fan de Tim Burton...
Eso de secuela es nuevo.No tenía ni idea.

Guybrush dijo...

Ya lo puse en el blog pero lo (me) repito:

No tiene buena pinta. La marca de Burton es, ahora, meter a Johnny Depp, de ahí que en esta versión el sombrerero loco tenga más minutos. El 3D no va a revolucionar el cine para los que prefieren un buen guión a unas imágenes curiosas. Conmigo que no cuenten para ir a ver esta, ya piqué con Sweeney Todd y nunca mais.

Anónimo dijo...

¡Señores! ¡Por favor! ¿Se dan cuenta de lo que dicen? Es Tim Burton, señores! El magnífico director que nos sorprendió con su oscuro estilo gótico, y que ahora reinventa la Alicia de Carroll con su propio estilo. Creo que ustedes prefieren más ver peliculitas de explosiones y sexo, que ver cine de culto.

Guybrush dijo...

David Cronenberg hace cine de explosiones y sexo y es uno de los autores de "cine de culto" que se mantiene en mejor forma.

El oscuro estilo gótico sorprendería en su momento, ahora ya no pilla a nadie desprevenido. Si te gusta Burton bien, si no te gusta te puede parecer un poco coñazo.