Periodismo audiovisual

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Rodchenko y Popova


Rodchenko y Popova. Definiendo el constructivismo

Hace unas semanas, Jorge Lozano, nuestro profesor de Teoría de la Información, nos habló de una exposición magnífica y atrevida en el museo Reina Sofía. Sin embargo, no creí que cuando fuera a verla,movida por la curiosidad y la influencia que ese hombre ejerce en nosotros, me iba a impactar de aquella forma.

Hablo de impactar en el más amplio sentido de la palabra. Antes de entrar a la sala, me esperaba una exposición pobre, con algunos toques de performance y quizá alguna actividad de tipo lúdico que la acompañara. Pero, al introducirme en la primera de las “habitaciones”, quedé impresionada por el colorido, las formas, las texturas y la historia que en ella se comenzaba a plasmar. Cuando recorrí las numerosas salas que componían la exposición, pude comprobar cómo con gran maestría Rodchenko y Popova se implicaban de una forma directa y brutal con la sociedad mediante su máxima forma de expresión, el arte.

GSb7PNrOA9RDN80Cpga0.jpg picture by martuka_yo

Ambos, combinaban con gran dominio la pintura, la escultura, incluso algunas obras de tipo propagandístico, cinematográfico, teatral... En medio de la Revolución Rusa, estos artistas apostaron por la imaginación, la abstracción; apostaron por una nueva forma de lenguaje que cambiaría sustancialmente la arquitectura del siglo XX.

Identificando algunos trazos de Kandinsky, Rodchenko y Popova, nos trasladan hacia el más puro constructivismo ruso. Las exposición “5 X 5=25”, en la cual participaron numerosos artistas rusos, nos deja un sabor revolucionario, amable, innovador. Cada maqueta, cada portada nos remite a un fragmento de la historia rusa, que en manos de ambos se transforma en algo totalmente cotidiano.

Por otro lado, hay que destacar el maravilloso papel de la Tate junto con el del museo Reina Sofía, al equiparar a ambos artistas. Por primera vez, al menos por mi parte, el talento de una mujer como es Popova, de la que particularmente me embelesé, no se ve relegado a un segundo plano. Únicamente, ya hacia el final de la exposición, esRodchenko quien ocupa el protagonismo ya que Popova muere en 1924, no pudiendo ser partícipe de la siguiente fase delconstructivismo ruso. No en vano nos dejó un gran legado, el de sus pensamientos y sus obras.

Como incitación he de decir que la exposición no solo invita a pensar, leer, sino también a participar de ella, mediante los diferentes libros que en la reproducción de la “biblioteca” donde ambos se reunían con más artistas, podemos encontrar a disposición del público. Además la sala cuenta con un increíble ajedrez totalmente escenificado, donde mi querida compañera Marta me pegó una paliza (eso sí con algunos movimientos dudosos).

biblioteca2.jpg picture by martuka_yo

Para finalizar, señalar que la exposición no termina ahí, se proyectará durante la duración de la misma la obra cinematográfica “Moscú en Octubre, 1927”de Boris Barnet donde Rodchenko participó como director de arte y diseñó los títulos de crédito del film, según informa el propio museo. Además, en cada visita podemos visualizar diferentes películas de cine mudo que nos “narran” cómo era la sociedad rusa del momento.

Recordamos que la exposición puede visitarse en el horario del museo hasta el 11 de Enero. Para estudiantes la entrada es gratuita presentando el respectivo carnet.

Crítica: Beatriz Yubero Parro
Fotografías: Marta Pérez Miguel

4 comentarios:

Sandra dijo...

uiero iiiiir

Guybrush dijo...

Muy buena reseña, dan ganas de acercarse.

jesus j. prensa dijo...

Faltaba un caballo, pero esa no es la cuestion.
La clave es que al salir de la exposicion por segunda vez, y gratuitamente, entendi que el arte es capaz de crear de la nada y alabar un movimiento, lo que me llevo a decir en voz baja: bendito capitalismo que me permite ver a estos dos rusos y rusa.

Isabel dijo...

Sugerente reseña, sí, queda apuntada en la agenda, y más si lo dice Lozano (a.k.a El último dandy).

Os sigo, gentedeclase :)